Home Sin categoría • Cómo cuidar la salud bucodental

Cómo cuidar la salud bucodental

consejos de limpieza bucal

El cuidado de la higiene bucal es uno de los aspectos que más ha evolucionado en los últimos años, al tradicional cepillado de dientes muchas personas le han unido el uso rutinario de la seda dental y del irrigador dental.

La pregunta que hay que plantearse es la siguiente ¿Es necesario utilizar todos los dientes un irrigador dental? La respuesta es sí porque con la pasta de dientes y con el cepillo de dientes no se consigue eliminar todos los residuos de comida que quedan depositados entre las piezas dentales.

La segunda razón para su uso habitual es que reduce la factura por visitas al dentista ya que previene de muchas enfermedades dentales como caries, gingivitis, periodontitis o halitosis.

El uso de los irrigadores se convierte en obligatorio para aquellas personas con dentaduras postizas, implantes odontológicos, empastes, fundas. Las personas con ortodoncia deben lavar con esmero los hierros implantados para evitar infecciones en la boca.

El echo de que todos los dentistas y odontólogos lo utilicen en sus hogares, es un claro indicativo de la utilidad y eficacia que se logra en el cuidado del aparato bucodental.

¿Qué es un irrigador bucal? Es un aparato que expulsa a presión un chorro de agua para eliminar los restos de comida que con el cepillado no se quitarían. Los irrigadores dentales domésticos son muy parecidos a los que ves en las clínicas dentales, aunque mucho más baratos.

Es un aparato dental que consiste en un pequeño deposito para echar aguar (se recomienda mezclar un poco de colutorio para el buen aliento y ayudar a eliminar bacterias y gérmenes de la boca) que se acciona con un pequeño motor eléctrico y que expulsa a través de una cánula o boquilla agua a presión. Teniendo diferentes intensidades de potencia para adecuarse así a la sensibilidad de cada boca.

 

Irrigadores familiares e irrigadores portátiles

Comprar uno u otro varía en función de como le vayamos a usar.

Los irrigadores de baño son usados por todos los integrantes de la familia, ya que traen diferentes cánulas (manguitos que se introducen en la boca y por donde sale el agua a presión) de colores para que cada miembro familiar tenga el suyo. Los más comprados son los irrigadores Waterpik, sobre todo el modelo WP 100 que por uno precio en torno a los 70 euros consigue que toda la familia pueda tener una boca limpia de bacterias y gérmenes.

Los irrigadores portátiles están pensados para aquellas personas que pasan muchas noches fuera de casa. Tienen el tamaño de un cepillo de dientes pero las mismas funcionalidades que los irrigadores familiares. La diferencia principal es que la capacidad del depósito de agua es menor pero suficiente para una semana sin tener que rellenar el depósito y por supuesto la otra diferencia notoria es el precio que es mucho menor. El más comprador es le irrigador Panasonic portátil que puedes encontrarlo en las tiendas online por unos 35 euros.

Fuente de información: https://www.noticiasvigo.es/mejorar-salud-dental-uso-irrigadores-dentales/

Author:vigo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked*

*

*